El tema del bien y del mal

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo! Isaías 5:20
Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios. 3 Juan 11

 

El tema del bien y del mal está en el centro de las religiones. Algunas religiones presentan a Dios como Alguien que está por encima del bien y del mal, insensible al bien y al mal, lo que conduce a sus adeptos a un cierto fatalismo ante el sufrimiento y a cierta imprecisión sobre qué es realmente el bien.

La fe cristiana, por el contrario, toma muy en serio la distinción entre el bien y el mal. Acepta lo que la Biblia declara, que Dios es absolutamente “bueno” y “justo”, que es extraño a toda forma de mal (Habacuc 1:13). Dios muestra qué es el bien y condena el mal. Por ello quiere que nos conduzcamos de forma justa y buena.

Dios creó todas las cosas buenas: el mundo, el espacio, el tiempo, el calor, el frío, los colores, los sabores, los seres vivos y sobre todo al hombre. Pero en este mundo bueno creado por Dios, el pecado del hombre degradó muchas cosas.

Por ello Dios llama al hombre para que se vuelva a él. Este es el mensaje de los profetas del Antiguo Testamento, así como el de Jesucristo. Pero Cristo hizo más que esto. Todo el mal que el hombre introdujo debido a su pecado, Dios lo condenó y juzgó en la cruz en la persona de su Hijo. Jesús no sólo enseñó el bien y denunció el pecado, sino que sufrió el juicio por mi pecado.

El amor del Dios de la Biblia nos propone una liberación completa del pecado, porque Jesús llevó la condenación en la cruz. ¡Ahora ofrece la gracia a todos!

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
www.labuenasemilla.net

 

Video del momento


.

Reflexiones anteriores


Map
free counters

Diseño: cdano.net